Reduzca su factura de la luz

Uno de los objetivos principales del equipo e+save es mejorar la eficacia de las líneas y reducir el consumo de energía reactiva.

Con este fin, nuestro economizador de energía e+save está diseñado cumpliendo las más exigentes normativa europea a nivel eléctrico y de seguridad y empleando en todo momento componentes de marcas europeas.

El equipo además de ser fabricado siguiendo un Sistema de Gestión de la Calidad, que abarca desde el diseño a la fabricación, cumple con los requisitos de la ISO9011:2008 (calidad), ISO14001:2008 (medio ambiente) y OHSAS18001:2007 (seguridad e higiene).

Los equipos e+save están diseñados siguiendo las estrictas normas europeas cumpliendo con todas las normativas y directivas en cuanto seguridad eléctrica y compatibilidad eléctrica así como aquellas que hacen referencia al reciclaje de sus componentes teniendo como objetivo principal la máxima seguridad para los usuarios y la mejor eficiencia de funcionamiento.

La instalación es sencilla y puede ser realizada por cualquier profesional eléctrico. Su robusto diseño hace que no sea necesario mantenimiento alguno.

Energía activa y energía reactiva

La energía activa es la que utilizan las máquinas eléctricas para funcionar. Las maquinas convierten la energía eléctrica en trabajo (un motor) o en calor (una estufa o un horno). Esta energía se mide en kWh y es la que normalmente factura la compañía eléctrica a sus clientes.

Además, algunas máquinas que necesitan de campos magnéticos para funcionar (como son los motores y los transformadores) generan energía reactiva que aunque no sirve para realizar trabajo útil, sobrecarga las líneas provocando mayores pérdidas y necesidad de líneas con mayor capacidad.

Cuanta más energía reactiva exista en una instalación menor será su eficiencia eléctrica. La energía reactiva se mide en kVArh.

En la gráfica adjunta la energía activa o la potencia real (la que se transforma en calor o trabajo) está representada por la letra P.

A su vez la energía reactiva, aquella utilizada para la creación de los campos eléctricos y magnéticos de ciertos equipos se representa por la letra Q.

La potencia aparente de un circuito, definida en la gráfica como S, es la suma vectorial de las componentes activa y reactiva y no debe confundirse con la potencia útil utilizada en nuestra instalación.

La potencia aparente sólo equivale a la potencia real cuando el coseno de Ф (o CosФ también referenciado como factor de potencia) es igual a 1. Cuanto mayor sea la energía reactiva en nuestro sistema menor será el Cos Ф y por tanto menor será la eficiencia de nuestra instalación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *